5. Tasas de Interés en Colombia

“Si quieres tener rendimiento dentro de un año, planta arroz; si lo quieres dentro de diez años, planta árboles; si lo quieres dentro de cien años, planta hombres” 

Refrán chino 
Tasa de Captación

Fuente:



La captación, como su nombre lo indica, es captar o recolectar dinero de las personas u organizaciones. Este dinero, dependiendo del tipo de cuenta que tenga una persona, (cuenta de ahorros, cuenta corriente, certificados de depósito a termino fijo [CDT], etc.), gana unos intereses (intereses de captación, representados por la |tasa de interés de captación). En resumen, al banco le interesa que las personas o empresas pongan su dinero en su sistema, por lo tanto, éste les paga una cantidad de dinero por poner sus recursos en los depósitos del banco.
  
Las tasas de captación son las tasas de interés que las instituciones financieras reconocen a los depositantes por la captación de sus recursos. Estas tasas de interés se conocen también como tasas de interés pasivas porque son depósitos que constituyen una deuda de la entidad financiera con terceros. El Banco de la República calcula tasas de interés de captación como la denominada DTF y CDT con base en promedios ponderados por montos transados.





Tasa de Colocación


La colocación es lo contrario a la captación. La colocación permite poner dinero en circulación en la economía, ya que los bancos toman el dinero o los recursos que obtienen a través de la captación y, con éstos, otorgan créditos a las personas, empresas u organizaciones que los soliciten. Por dar estos préstamos los bancos cobran, dependiendo del tipo de préstamo, una cantidad determinada de dinero llamada intereses (intereses de colocación), la cual se define a través de la tasa de interés de colocación.

Las tasas de interés de colocación son aquellas que aplican para los diferentes tipos de créditos y productos que otorgan las diferentes entidades financieras a sus clientes. Dentro de los diferentes tipos de crédito se tienen: créditos de vivienda, créditos de consumo, créditos comerciales (ordinario, preferencial y tesorería), microcrédito, tarjetas de crédito, sobregiros, créditos especiales, depósitos y cuentas de ahorro así como certificados de ahorro de valor real (CAVR).

En estos reportes se presentan consolidados construidos por el Banco de la República con información proveniente del formato 088 de la Superintendencia Financiera de Colombia con periodicidad semanal desde el 3 de mayo de 2002. Este reporte tiene carácter exclusivamente informativo.




Margen de Intermediación


Fuente:
Banco de la República
Gerencie.com
A través de las anteriores actividades (captación y colocación), los bancos y otras instituciones financieras obtienen sus ganancias. Los intereses de colocación, en la mayoría de los países, incluyendo Colombia, son más altos que los intereses de captación; es decir, los bancos cobran más por dar recursos que lo que pagan por captarlos. Esta diferencia crea un margen que se denomina el margen de intermediación:
Margen de intermediación = Tasa interés de colocación – Tasa de interés de captación
Los bancos obtienen más o menos ganancias dependiendo de qué tan amplio sea el margen de intermediación; es decir, qué tan distante esté la tasa de interés de colocación de la de captación.

Las tasas de interés que se utilizan en el sistema financiero están reguladas por el Banco de la República, el cual, a través de su Junta directiva, señala, cuando las circunstancias lo exijan, y en forma temporal (máximo ciento veinte días en el año), límites a las tasas de interés que deben pagar y cobrar los establecimientos de crédito.

Para explicarlo más detalladamente, El margen de intermediación bancaria es un término que hace referencia a la diferencia que existe entre los intereses que paga el banco a quien ha solicitado el dinero y los que cobra a quien se lo presta.

La banca basa su negocio en conseguir recursos financieros del mercado a partir de distintos pasivos (como depósitos a corto y largo plazo, certificados de depósitos, etc., con las obligaciones que esto supone). Y esto lo invierte en activos, como créditos a corto plazo, medio y largo plazo, etc. Esta diferencia entre las rentas que saca de los activos y el coste que supone los pasivos es lo que conforma el margen de intermediación, que se expresa con valor absoluto o relativo y siempre referido a un período de tiempo concreto.

Si al margen de intermediación, mostrado en valores absolutos, se le restan los costes de la operación y otros gastos adicionales, se obtiene el beneficio de esa rentabilidad para ese período de tiempo que hemos referido. En realidad, estos márgenes son muy estrechos, pero si lo adaptamos a sumas considerables de dinero, dejan un beneficio importante.

Para observar este margen de intermediación bancaria y conocer si  es muy alto o, por el contrario, es razonable, se debe proceder a su cálculo. Hay dos maneras de calcularlo: una "ex-ante" y otra "ex-post". El indicador "ex-ante" es la diferencia que hay entre el interés activo, que es la cantidad a la que se pactan los préstamos, y el interés pasivo, que es la cantidad a la que se pactan los depósitos. Y el indicador "ex-post" es la diferencia entre los ingresos obtenidos de los intereses de los préstamos y los costos que supone obtener depósitos.

El margen "ex-ante" tiene algunas desventajas con respecto al margen "ex-post": no tiene en cuenta que no se recuperan todos los créditos que extiende un banco y tampoco tiene en cuenta la diferencia entre la cantidad que puede prestar un banco, por los recursos que dispone, y los depósitos que puede captar. Aun así, la información que nos proporciona el margen "ex-ante" debe ser tenida en cuenta y valorada en su medida ya que, básicamente, refleja la situación de la prima de riesgo: cuanto mayor sea el margen "ex-ante", mayor será la prima de riesgo. Este margen "ex-ante" irá reduciéndose conforme se recupere la economía y la situación financiera se estabilice.


Estas desventajas del margen "ex-ante", hacen del margen "ex-post" la mejor opción para hacer un seguimiento de la eficiencia con la que la banca interviene recursos en la economía.
Tomados de: Reporte de Estabilidad Financiera - Marzo 2013






No hay comentarios:

Publicar un comentario