2. Interés Simple




“El interés es el perfume del capital” 

Voltaire


En la anterior entrada, vimos los conceptos fundamentales sobre los que se apoyan las Matemáticas Financieras y se observaron las razones por las cuales se justifica la existencia del interés como factor compensatorio, medido a través de la Tasa de Interés, que evidencia el valor del dinero en el tiempo.

Fuente:
Mesa Orozco, Jhonny de Jesús (2008). Matemáticas Financieras Aplicadas. Bogotá: Ecoe.

Interés Simple
Ampliación de la definición del interés simple


Se llama interés al beneficio que produce el dinero prestado. Ese beneficio es directamente proporcional a la cantidad prestada y al tiempo que dura el préstamo. Sin embargo el interés simple es el interés devengado en un período y que no gana intereses en los periodos siguientes, independiente que se paguen o no. Únicamente sobre el capital inicial se procede a realizar la liquidación de los intereses sin contar con los intereses procedentes de una capitalización. La liquidación se hace sobre el capital no pagado.


1.  Características
  • El capital no varia durante todo el tiempo de la operación financiera ya que los intereses no se capitalizan. Esta condición se cumple siempre y cuando no se realicen abonos al capital inicial, de presentarse la liquidación de los intereses se realiza sobre el capital restante no pagado.
  • Unida a la característica anterior, la tasa de interés siempre se aplicará sobre el mismo capital, es decir sobre el capital inicial o sobre el capital  restante no pagado.
  • Así mismo, los intereses serán siempre iguales cada período, o menores si hay abonos al capital inicial.

2.  Cálculos del Interés Simple

En el interés simple, el interés a pagar por una deuda varía en forma directamente proporcional al capital y al tiempo, es decir, a mayor capital  y mayor tiempo es mayor el valor de los intereses.

La formula general del Interés Simple es:




En dónde tenemos:


Veamos el Interés Simple en un vídeo que amplia conceptos y aplica las formulas con ejemplos.







3.  Interés Comercial e Interés Real



Cuando se realizan cálculos financieros que involucran las variables tiempo y tasas de interés, surge la duda sobre qué número de días se toma para el año, es decir, si se toman 365 o 360 días. Esta inquietud genera dos tipos de interés: El interés ordinario o Comercial que es el que se calcula considerando un año de 360 días; y el interés Real o Exacto que se calcula considerando un año de 365 días o 366 si se trata de un año bisiesto.

Ejemplo: 


Calcular el interés comercial y el interés real de $1.500.000 a una tasa de interés del 36% anual simple durante 45 días.





  • Interés Comercial: año de 360 días
Se observa que no hay correspondencia entre la tasa de interés y el tiempo, por lo tanto, se convierte la tasa anual a tasa diaria o el número de días a años.

Retomando la formula general del interés simple  
tenemos dos formas de llegar a la misma respuesta:

I= 1.500.000*(0.36/360)*45 = $67.500 Þ Convirtiendo la tasa anual a días 

I= 1.500.000*0.36*(45/360) = $67.500 Þ Convirtiendo los días a años

  • Interés Real: 365 días o 366 en caso de ser bisiesto

I= 1.500.000*(0.36/365)*45 = $66.575,34

I= 1.500.000*0.36*(45/365) = $66.575,34


Se debe tener presente que resulta ser más alto el interés comercial que el interés real.


4. Desventajas del Interés Simple

  • Su aplicación en el mundo financiero es limitada.
  • Desconoce el valor del dinero en el tiempo.
  • No capitaliza los intereses no pagados y por lo tanto, estos pierden poder adquisitivo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario